Mi nombre es Carmelo y soy paciente oncológico. Estoy recibiendo tratamiento de quimioterapia oral. Me ofrecieron la posibilidad de recibir Reiki y no dudé en acudir a la primera sesión porque ahora, todo lo que esté en mi mano que sea bueno para mi salud y mi estado anímico, lo hago. Aún así, me sentía como un conejillo de indias porque no sabía nada sobre reiki. Pero desde la primera sesión me he enganchado pues desde que acudo, el tratamiento de quimioterapia tiene menos efectos secundarios. Mi experiencia personal es de paz, tranquilidad y bienestar. Me ayuda mucho a llevar mi enfermedad.